EL FRENTE AMPLIO, EL ARTIGUISMO HOY Y ALGUNAS IDEAS FUNDAMENTALES

Columna de opinión
Ignacio Martínez (Escritor)

¿Un Frente para qué? El Frente nació para que los más infelices sean los más privilegiados, para que los orientales seamos tan ilustrados como valientes. He aquí una primera idea fundamental.
Nosotros, el pueblo organizado, somos los únicos que podemos construir el país productivo con justicia social, al servicio de nosotros mismos, profundizando la democracia representativa en más democracia participativa. Con el pueblo en la dirección de los entes del Estado, nuestro Estado, en los bancos estatales, nuestros bancos, en todos los resortes de la sociedad. Y si para eso es necesario cambiar la Constitución para darle los marcos de las normativas necesarias, pues así se hará también.
Este año donde se inician las conmemoraciones de los 250 AÑOS DEL NATALICIO DE ARTIGAS, nosotros nos sentimos herederos de la más honda propuesta revolucionaria de Artigas y sus leales compañeros.
El Frente en su campaña deberá hacer lo mismo. La esencia de las ideas de Artigas en su cosmovisión continental, como no podía ser de otra manera, debe prevalecer en las celebraciones y en nuestra prédica. Su voluntad de soberanía, de independencia, de autonomía, de respeto irrestricto a la diversidad cultural, deben ser prioritarias en las conmemoraciones y en nuestro discurso. Su entrega hacia los más humildes, su condición de dirigente dirigido por el pueblo, son algunos de los temas centrales que debemos alzar hoy, con todas nuestras fuerzas, en todas nuestras prédicas y mostrarlos al mundo como nuestro mejor legado de la historia de esta Banda Oriental.
Sabemos que hay que ir avanzando paso a paso. Hemos avanzado muchísimo. Tenemos nuevas experiencias de triunfos y fracasos que requerirán dar respuesta a las preguntas que nos hacemos todos: ¿cómo distribuimos mejor la riqueza del país?, ¿cómo fortalecemos al Frente convirtiéndolo en la fuerza política de las grandes estrategias, de las profundizaciones programáticas, de los movimientos de masas y no en la mera coalición de las pegatinas electorales o la cuotificación de cargos?
Para eso iremos poniendo ladrillo por ladrillo. Los ladrillos ideológicos, los organizativos, los unitarios siempre, los fraternos siempre, pero sin hacernos trampa, con la idea de crear el gran edificio de un nuevo Uruguay.
Habrá que resolver el difícil equilibrio entre lo que debemos hacer, lo que queremos hacer y lo que podemos hacer, hallando quizá, al fin, lo que debemos, aunque no sea exactamente lo que podamos o lo que hubiéramos deseado. Pero para eso necesitamos la estrategia bien definida, el Programa como orientador, sin dobles interpretaciones, y el esfuerzo de la construcción horizontal, es decir una construcción más democrática, más participativa, más movimiento de los frenteamplistas a secas.
En esta campaña estas ideas deben estar presentes y la referencia a la historia nacional y al artiguismo, también. Nuestra urgente renovación generacional se basa, entre otras cosas, en el reconocimiento de nuestro origen que reposa en mujeres y hombres que hicieron posible lo que somos hoy. Aprendemos de esa experiencia y de la historia para proyectarnos de la mano de las nuevas generaciones que deberán ser mejores que nosotros, de las mujeres, una y mil veces relegadas, que deberán tener participación decisiva, de los más pequeños que esperan nuestro mejor trabajo para su formación integral, y de los que aún no han llegado, pero que tienen todo el derecho de arribar a un mundo mejor que el que tenemos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s