¿Quienes somos?

Alternativa frenteamplista y la renovación de la izquierda uruguaya

Alternativa Frenteamplista es parte de un movimiento de frenteamplistas que apoya la candidatura de Constanza Moreira a la Presidencia de la República. Quiere ser un auténtico espacio abierto, en el cual puedan confluir frenteamplistas con orígenes y trayectorias diversas. Aquí hay lugar para orgánicos y no sectorizados, para izquierdistas de a pie o simples entusiastas de la idea del cambio.

Se busca el encuentro de generaciones frenteamplistas: desde aquellos que estuvieron en la primera hora, pasando por las generaciones “puente”, hasta llegar a los más jóvenes que no quieren resignarse a una política de “elites”. En Alternativa hay hombres y mujeres con dilatada carrera política, compañeras y compañeros de la sociedad civil, el movimiento sindical, el mundo académico, la cultura, el ámbito profesional y empresarial, hombres y mujeres que han tenido y tienen responsabilidades de gestión en el gobierno.

Este espacio pretende convocar a miles y miles de frenteamplistas que elección tras elección buscan apoyar desde su compromiso militante las opciones que creen que aportan más a la unidad de nuestra fuerza política en toda su diversidad. También quiere nuclear a las y los jóvenes que buscan con ahínco nuevas referencias de representación.

Alternativa es un espacio para todas y todos. El Frente Amplio ha sido desde siempre el gran proyecto nacional para la inclusión política de la ciudadanía y para la transformación de la sociedad uruguaya. Tenemos el enorme desafío de cuidar y profundizar este proyecto.

Alternativa tiene que pensarse como un movimiento activo de participación con base en una comprensión permanente de los problemas del país y de las principales claves del mundo contemporáneo. Nuestra izquierda debe darle una nueva significación a las viejas consignas, rescatar su esencia de profundo sentido de justicia y encuadrarlas en el mundo que nos toca vivir.

La izquierda no existe sin capacidad crítica, sin compromiso con las clases populares, sin anhelos de emancipación y clara conciencia sobre los conflictos fundamentales que sostienen la realidad de nuestras sociedades. En definitiva, un proyecto político de izquierda es también un proyecto intelectual orientado por una práctica transformadora.

Alternativa es una invitación a estudiar y evaluar con responsabilidad frenteamplista y sensibilidad de izquierda los procesos, logros y obstáculos que han pautado estos casi diez años de nuestros gobiernos.

Alternativa asume su compromiso inquebrantable con el Programa de Gobierno aprobado por el Congreso del Frente Amplio en noviembre de 2013. Muchos de nuestros integrantes han sido parte de ese gran esfuerzo colectivo. Pocos partidos políticos son capaces de elaborar un programa y debatirlo entre centenares de personas. Este sigue siendo un capital político propio, que nos distingue del resto de las fuerzas políticas del país. Para que ese programa sea una auténtica herramienta de avance en el marco de un tercer gobierno del Frente Amplio, todos y todas tenemos la obligación de aportar nuestros énfasis, perspectivas y visiones. Como decía Alfredo Zitarrosa, “siento que hago falta, que hay un lugar para mí en la fila.”
Alternativa reclama que la unidad de la izquierda tenga una mirada más amplia, incluyendo a la sociedad civil organizada, a las y los trabajadores, los estudiantes, los intelectuales, y a todas las organizaciones que construyen conciencia y cultura del cambio en la defensa de los derechos en los distintos planos de la ciudadanía. La política en el “espacio de todos y todas” es mucho más amplia que la política de los grupos y estructuras partidarias. Y esta concepción de la unidad ha sido patrimonio histórico de la izquierda.

Estas elecciones internas son muy importantes, pero como decía Seregni, siempre lo más importante es “el día después”: tras las internas habrá que trabajar para el triunfo de un tercer gobierno de izquierda, y luego habrá que hacer lo mismo para apoyar y rodear a un gobierno cuya tarea más relevante será consolidar y profundizar ese gran proyecto de transformación nacional.

Alternativa es un espacio de hospitalidad, de convivencia entre distintos, de fraternidad, pero también de convicciones. La izquierda es, por definición, una fuerza transformadora, y si hablamos de renovación lo primero que tenemos que poner en cuestión son nuestras propias prácticas, nuestros estilos de liderazgo y la necesaria democratización de los mismos.

Fieles a los principios del Frente Amplio, Alternativa quiere compartir con todos los frenteamplistas algunas ideas fundamentales para estimular una discusión que nos acerque. Con ánimo de síntesis, proponemos a continuación 18 reflexiones:

1. Ser de izquierda implica un compromiso con la igualdad y la multiplicación de oportunidades de hombres y mujeres para una vida mejor.

2. La izquierda debe trabajar en un proyecto de cambio para avanzar en la inclusión social y en el empoderamiento de hombres y mujeres.

3. La izquierda debe tener un compromiso mayor con aquellos sectores sociales que no tienen voz, con los excluidos y condenados social y económicamente.

4. No habrá proyecto de izquierda sin una amplia sensibilidad y comprensión de los dramas ocultos y cotidianos de hombres y mujeres: tragedias invisibles, violencia, angustia individual, incertidumbres, miedos, inseguridad, etc.

5. En la búsqueda de la igualdad, la justicia y la libertad, la izquierda debe defender y ampliar el campo de los derechos humanos, debe tener memoria y ser el sostén de los anhelos de la gente.

6. El pensamiento y la práctica de izquierdas deben orientarse a la reorganización de la economía para garantizar un desarrollo al servicio de la redistribución del ingreso y la inclusión social.

7. La izquierda siempre es un proyecto dinámico y en marcha para profundizar la redistribución, promoviendo la diversidad económica y las formas alternativas de propiedad y contrato. Para una visión de izquierda el objetivo estratégico debe ser el aumento del peso de las remuneraciones al trabajo en el total de la producción de riqueza nacional.

8. La izquierda debe concretar un modelo de desarrollo asentado en el conocimiento y respetuoso de la naturaleza y el medioambiente. La innovación debe ser un objetivo construido desde las capacidades prácticas cooperativas.

9. La izquierda debe ser un proyecto orientado a las políticas de reconocimiento de hombres y mujeres y a la promoción de la solidaridad social. Debe provocar cambios que promuevan la corresponsabilidad en las tareas del cuidado.

10. La izquierda tiene que concretar una política social que haga centro en una educación pública que construya capacidad analítica, crítica y emancipadora, tanto para el desempeño laboral como para el ejercicio de la ciudadanía.

11. La izquierda tiene que profundizar su visión republicana sobre la base de un Estado laico y un engrandecimiento de lo común y lo colectivo.

12. Un proyecto de izquierda tiene que buscar la reconstrucción del Estado a través de tres ejes fundamentales: la profesionalidad de los trabajadores públicos, la eficiencia administrativa y la innovación en los servicios.

13. A diferencia de una derecha que solo sabe alentar el miedo, la izquierda debe encarnar la esperanza. Una sociedad segura es aquella que incluye, iguala, reconoce, protege y otorga oportunidades reales y tangibles.

14. La izquierda debe promover un pensamiento crítico con base en la igualdad, el pluralismo y la diversidad, y orientado siempre por las evidencias que surgen de los contextos históricos concretos.

15. Una alternativa de izquierda tiene que ser capaz de revisar sus propias ideas y prácticas políticas, debe ser capaz de democratizar las estructuras partidarias y alentar la participación en pos de las reformas que se necesitan para cambiar la realidad.

16. La izquierda es un proyecto diseñado para superarse a sí misma de forma permanente, renovando sus diagnósticos, su propuesta programática y su política de alianzas.

17. Una izquierda nacional tiene que renovar su compromiso con el artiguismo, el latinoamericanismo y la indoblegable voluntad de integración continental.

18. No hay izquierda sin rebeldía, pues sólo ella hace inevitable lo que puede parecer imposible.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s